SRI LANKA Y MALDIVAS: ruta del viaje y presupuesto

Del 19 de diciembre de 2016 al 16 de enero de 2017. El año 2016 había sido muy poco viajero. En varias ocasiones os hemos contado que Neus está en la recta final de su tesis y no le queda mucho tiempo. Pero como tenía muchos días de vacaciones y también necesitaba una buena temporada de descanso para retomar sus estudios con mas energía, decidimos hacer un gran viaje para finales de año y comienzos del siguiente. En cuanto al destino, nos apetecía mucho volver a Asia, una zona del mundo que nos encanta.
Del 19 de diciembre de 2016 al 16 de enero de 2017
El año 2016 había sido muy poco viajero. En varias ocasiones os hemos contado que Neus está en la recta final de su tesis y no le queda mucho tiempo. Pero como tenía muchos días de vacaciones y también necesitaba una buena temporada de descanso para retomar sus estudios con mas energía, decidimos hacer un gran viaje para finales de año y comienzos del siguiente. En cuanto al destino, nos apetecía mucho volver a Asia, una zona del mundo que nos encanta. Hacía tiempo que entre sus países teníamos muchas ganas de visitar Sri Lanka, una isla al sur de la India, pequeña pero rebosante de atractivos. Tuvimos la suerte de encontrar unos billetes de avión multidestino asequibles para incluir otro país en el viaje, Maldivas, un archipiélago de islas paradisíacas situado a poca distancia de Sri Lanka. Así pues, el viaje consistiría en unas tres semanas en Sri Lanka y una última de relax en Maldivas.
En Sri Lanka las rutas que hacen los viajeros suelen ser muy similares. A diferencia de lo usual, nosotros empezamos por el sur, una zona donde abundan playas increíbles. Lo hicimos así porque al final del viaje ya íbamos a ir a las playas de Maldivas, pero si no se va a este país lo lógico sería dejarlas para el final, como descanso del viaje. Del sur del país recordamos vivamente la fantástica ciudad colonial de Galle y las espectaculares playas de Mirissa y Tangalle. También en el sur hicimos el mejor safari de los muchos que se pueden hacer a lo largo del país, concretamente en Uda Walawe, donde pudimos ver elefantes salvajes a muy poca distancia.
Algunos lugares del sur de Sri Lanka: Galle (arriba izq.), Mirissa (dcha.), Tangalle (abajo izq.) y Uda Walawe (dcha.)
Después viramos hacia al norte para ir a las montañas, una zona completamente diferente del sur. Allí hicimos un montón de excursiones, como la fantástica ruta que lleva al Little Adam’s Peak o la agotadora subida a su hermano mayor Adam’s Peak. Gran parte de los trayectos los hicimos en tren, la mejor forma de contemplar sus espectaculares paisajes. Además, visitamos un par de plantaciones de te, donde pudimos ver como las recolectoras de te (“tea pluckers”) recogen las mejores hojas para hacer esta apreciada infusión.
Montañas de Sri Lanka: Little Adam's Peak (arriba izq.), viaje en tren (dcha.), "tea plucker" (abajo izq.) y Ella's Rock (dcha.) 
Por último, dejamos las montañas y mas al norte exploramos algunas de las mas interesantes ciudades antiguas de Sri Lanka. De aquellos días nos quedamos con las intrigantes cuevas de Dambulla, la inexpugnable fortaleza de Sigiriya y la maravillosa arquitectura de Polonnaruwa. El último día lo pasamos en la capital, Colombo, simplemente para constatar que es la caótica gran ciudad que ya nos imaginábamos.
Ciudades antiguas de Sri Lanka: Dambulla (arriba izq.), Sigiriya (abajo izq.) y Polonnaruwa (dcha.)
Toda esta ruta la hemos hecho principalmente en transporte público (bus y tren), excepto un par de trayectos y la zona de las ciudades antiguas que hicimos en coche con conductor. Estamos bastante contentos con la planificación del viaje, hemos disfrutado mucho del país sin prisas. Preferimos no ir a otras zonas del país, como la de Trincomalee o Jaffna, y hacer la ruta “clásica” sin prisas que no intentar verlo todo. Hay que tener en cuenta que en Sri Lanka, pese a ser un país pequeño, las distancias en tiempo de viaje son bastante grandes.
Por su parte, Maldivas es un archipiélago de centenares de islas y nuestro primer reto fue elegir a cual ir. Desde el primer momento planteamos nuestra estancia en el país en plan “low-cost”, desechando la idea de ir a algún resort por su alto precio. Nos tendríamos que alojar entonces en alguna isla habitada, donde los alojamientos son mucho mas baratos, y de las varias opciones nos decantamos por Maafushi. Esta isla reúne un buen número de ventajas prácticas: buena comunicación con ferry, una corta distancia de la capital Malé, una gran oferta de alojamientos económicos y un sinfín de actividades para hacer. Lo malo es que es una isla fea, con una playa muy pequeña y con escombreras y estructuras horribles de cemento. Nada que ver con lo que uno piensa que es el paraíso. Pero nosotros nos lo planteamos como una base para hacer actividades, de forma que no nos decepcionó (como a otros viajeros, que erróneamente se piensan que van a un paraíso barato).
Diferentes lugares de Maafushi, nuestra isla en Maldivas
Como íbamos a pasar en Maldivas nuestra última semana de viaje, nos lo planteamos como unas vacaciones de relax. Aunque eso no quiere decir que no hiciéramos nada, pero sí que llevamos un ritmo mas tranquilo de lo que es habitual en nosotros. Hicimos dos salidas exclusivas para hacer snorkeling en los mejores lugares de los alrededores, pasamos el día en dos resorts de lujo (en el que pudimos ver la otra cara de Maldivas) y exploramos otras dos islas habitadas, Guraidhoo y Gulhi. En general disfrutamos mucho de las actividades que hicimos.
Algunas de las actividades que hicimos en Maldivas

El planning diario con todo lo que hicimos día a día fue el siguiente:
  • Día 1 - llegada a Negombo: llegamos a Sri Lanka a primera hora de la tarde. Solo tuvimos tiempo de trasladarnos a la cercana Negombo y pasear un rato. Noche en Negombo.
  • Día 2 - Galle: por la mañana fuimos a la estación de tren de Colombo Fort, donde cogimos el tren a Galle. Pasamos el resto del día explorando esta antigua ciudad colonial holandesa. Noche en Galle.
  • Día 3 - Hikkaduwa y Unawatuna: jornada de relax en la que descansamos en estas dos playas. A la tarde nos trasladamos en bus a Mirissa. Noche en Mirissa.
  • Día 4 - Mirissa y Tangalle: nueva jornada playera, en la que descansamos en estas dos fantásticas playas. Noche en Tangalle.
  • Día 5 - safari en Uda Walawe y Tissa: por la mañana cogimos un coche con conductor para ir a Uda Walawe, donde hicimos un safari. Después, con el mismo coche fuimos a Tissa, donde pasamos el resto del día paseando. Noche en Tissa.
  • Día 6 - safari en Yala: bien pronto fuimos a hacer el safari en Yala. Por la tarde hicimos el largo trayecto en bus hasta Ella, donde llegamos por la tarde. Noche en Ella.
  • Día 7 - Ella’s Rock: dedicamos gran parte de la jornada a hacer la excursión a esta montaña. Por la tarde hicimos una rápida visita al templo de Dowa. Noche en Ella.
  • Día 8 - Little Adam’s Peak: por la mañana hicimos la excursión a esta montaña. Por la tarde visitamos la fábrica de te de Uva Halpewatte. Noche en Ella.
  • Día 9 - tren a Nuwara Eliya: por la mañana hicimos el legendario trayecto en tren de Ella a Nuwara Eliya. Por la tarde estuvimos paseando por esta pintoresca ciudad, incluyendo una visita a una fábrica de té (Mackwood's). Noche en Nuwara Eliya.
  • Día 10 - Horton’s Plains: madrugamos para hacer una excursión de medio día por las Llanuras de Horton. A la tarde hicimos el largo trayecto en bus hasta Dalhousie. Noche en Dalhousie.
  • Día 11 - Adam’s Peak: madrugamos de lo lindo para hacer la agotadora subida al Pico de Adán. Por la tarde hicimos el viaje en bus a Hatton. Noche en Hatton.
  • Día 12 - Hatton y Kandy I, templo del Diente de Buda: por la mañana estuvimos haciendo un poco de shopping en los animados mercados de Hatton. Al mediodía cogimos el tren hasta Kandy, donde llegamos por la tarde, con tiempo suficiente para poder ver su famoso templo del Diente de Buda. Noche en Kandy.
  • Día 13 - Kandy II, jardín botánico de Peradeniya: pasamos la mañana descubriendo por el inmenso jardín botánico de Kandy. Por la tarde paseamos un poco por la ciudad, sobre todo por sus mercados y por su bonito lago. Noche en Kandy.
  • Día 14 - Dambulla y Pidurangalla: esta jornada iniciamos un viaje de tres días por las ciudades antiguas en coche con conductor. Aquel día visitamos los templos de Aluvihara y Nalanda Gegide y las espectaculares cuevas de Dambulla. A la tarde subimos a la colina de Pidurangalla, con fantásticas vistas de Sigiriya. Noche en Sigiriya.
  • Día 15 - Sigiriya y safari en Kaudulla: por la mañana estuvimos explorando las interesantes ruinas de Sigiriya, y por la tarde hicimos un safari en Kaudulla. Noche en Polonnaruwa.
  • Día 16 - Polonnaruwa y Aukana: dedicamos gran parte del día en explorar las ruinas de Polonnaruwa. También nos dio tiempo a acercarnos a ver el gran buda de Aukana. Noche en Anuradhapura.
  • Día 17 - Anuradhapura: día entero para explorar los templos de Anuradhapura en bici a nuestro aire. Noche en Anuradhapura.
  • Día 18 - Mihintale y llegada a Colombo: por la mañana descubrimos el interesante templo de Mihintale. Al mediodía cogimos el tren a Colombo, donde llegamos a última hora de la tarde. Noche en Colombo.
  • Día 19 - Colombo y llegada a Malé (Maldivas): empleamos gran parte del día en explorar la capital ceilandesa, especialmente los barrios de Pettah, Fort y Kollupitiya. A la noche cogimos el vuelo que nos llevaría a Malé en Maldivas. Noche en Malé.
  • Día 20 - Maafushi I: por la mañana cogimos el ferry de Malé a Maafushi. Pasamos el resto del día paseando por la isla que sería nuestra base para los próximos días, bañándonos en la playa y haciendo snorkeling. Noche en Maafushi.
  • Día 21 - tour de snorkeling y sand bank: dedicamos gran parte del día a hacer un tour en barca privada que incluía un par de sitios de snorkeling y un almuerzo en un “sand bank”. Noche en Maafushi.
  • Día 22 - excursión al Vadoo Resort: tour de un día a este fantástico resort de lujo, donde pudimos disfrutar de sus playas y su calma, incluyendo un almuerzo buffet. Noche en Maafushi.
  • Día 23 - tour de snorkeling y Guraidhoo: tour similar al del día 21, pero haciendo snorkeling en otros lugares y almorzando en Guraidhoo, una de las islas mas bonitas de la zona. Noche en Maafushi.
  • Día 24 - Maafushi II: día absolutamente de relax en Maafushi, con un poco de playa, algo de snorkeling y paseos por la isla. Noche en Maafushi.
  • Día 25 - excursión al Centara Resort: tour de día entero en este maravilloso resort, donde pudimos disfrutar de sus instalaciones y de un exquisito almuerzo buffet. Noche en Maafushi.
  • Día 26 - excursión a Gulhi: pasamos gran parte del día en la vecina isla de Gulhi, donde disfrutamos de sus solitarias playas. Noche en Maafushi.
  • Día 27 - Maafushi III y regreso: últimas horas en la isla que nos tomamos de relax. A la tarde fuimos al aeropuerto de Malé en speed boat. Noche en el vuelo y vuelta a casa.

PRESUPUESTO
VUELOS 1.415,00 €
SRI LANKA 1.237,83 €
Taxis 260,77 €
Safaris 150,00 €
Entradas 295,38 €
Trenes 21,25 €
Alojamientos 510,44 €
MALDIVAS 1.436,42 €
Transportes 69,24 €
Actividades 627,44 €
Alojamientos 739,73 €
TOTAL VIAJE 4.089,25 €
POR PERSONA 2.044,62 €
El presupuesto de este viaje se nos ha disparado sobre todo por la parte de Maldivas, en 8 días se ha llevado un tercio de él. Los vuelos pensamos que nos salieron bien de precio: era un multidestino Barcelona-Colombo-Malé-Barcelona y nos salió por unos 700 €, comprados con solo un mes y 20 días de antelación. Fue con la compañía Emirates, haciendo escala en Dubai, una buena compañía para viajes largos pero de la que nos esperábamos algo mas de confort.
Algo menos de un tercio del presupuesto se lo llevaron las tres semanas en Sri Lanka. Nos sorprendió constatar que es un país mas caro de lo que nos pensábamos, sobre todo lo que tiene que ver con el turismo. Por ejemplo, las entradas a los lugares turísticos son carísimas, ya sean ruinas o parques nacionales. ¡Las mas caras cuestan mas de 20 € por persona! Lo que sí que es barato son los transportes públicos, en especial el bus, con precios ínfimos.
No hemos incluido en el presupuesto el gasto en restaurantes, que también es un capítulo importante ya que, a diferencia de otros países asiáticos, en Sri Lanka no hay comida callejera, que como es barata suele abaratar este capítulo. Eso casi te obliga a comer en restaurantes, y las cenas nos solían costar unos 15 € en total.
En cuanto al alojamiento, en todos los países siempre hay mucha variabilidad en cuanto a precios. Nosotros en general nos alojábamos en guesthouses económicas pero limpias (en Sri Lanka el tema de la limpieza es crítico). Las llevábamos todas reservadas a través de Booking, donde nos fue fácil conseguir habitaciones dobles con desayuno por unos 20 € de media. Algunos alojamientos nos hicieron subir esta media, como en Galle (donde pagamos mas por dormir dentro del centro histórico) o en Colombo (donde todo vale el doble que en el resto del país).
Por su parte, ya sabíamos que Maldivas era un lugar caro. En un viaje a ese país lo que se lleva mas dinero es el alojamiento. Aunque los había bastante mas baratos (entorno a 50 € por noche), nosotros elegimos en Maafushi una guesthouse un poco mas buena, para compensar los sitios sencillos en los que habíamos dormido en Sri Lanka (en principio eran unos 75 € por noche, que fueron mas después de impuestos). Gastamos mucho en actividades, como hemos dicho era el principal motivo de ir a aquella isla. Aunque lo que se llevó mas en este capítulo fueron los dos tours a resorts que hicimos (mas de 100 € por persona y tour).
Como en el caso de Sri Lanka, tampoco hemos puesto el gasto en comer. Los restaurantes en Maafushi son mas caros que los ceilandeses, pero no mucho mas. Esta es otra de las ventajas de estar en una isla habitada, que puedes ir a restaurantes locales mas baratos. En el caso de los resorts, o pagas un pastón por la pensión completa o pagas un pastón por cada comida (¡en uno de los resorts vimos que cada almuerzo costaba 100 dólares!).

2 comentarios:

  1. Una pregunta, necesitásteis vacuna para este viaje?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo nos pusieron la vacuna de la polio, aunque nos suena que es obligatoria la fiebre amarilla, pero esa ya la teníamos de otros viajes

      Eliminar