CHINA 15: viaje de Fenghuang a Guilin

21 de septiembre de 2015 Aquel fue un día de entero de transportes para ir de Fenghuang a Guilin. Primero un bus a Huaihua, después un tren rápido a Changsha y desde allí otro para llegar finalmente a Guilin, donde llegamos por la tarde. El resto del día dimos una vuelta por la ciudad y cenamos en su animado centro. ¿Cómo ir de Fenghuang a Guilin? Esta fue una de las preguntas que nos hicimos cuando estuvimos diseñando la ruta de nuestro viaje por China. Y sin duda fue una de las etapas mas difíciles desde el punto de vista logístico. El principal problema es que Fenghuang es una ciudad pequeña, y no tiene tren de alta velocidad ni aeropuerto (y en los cercanos no hay vuelos directos a Guilin). Así que cualquier viaje hacia el sur se puede hacer muy largo.
21 de septiembre de 2015
Aquel fue un día de entero de transportes para ir de Fenghuang a Guilin. Primero un bus a Huaihua, después un tren rápido a Changsha y desde allí otro para llegar finalmente a Guilin, donde llegamos por la tarde. El resto del día dimos una vuelta por la ciudad y cenamos en su animado centro.
¿Cómo ir de Fenghuang a Guilin? Esta fue una de las preguntas que nos hicimos cuando estuvimos diseñando la ruta de nuestro viaje por China. Y sin duda fue una de las etapas mas difíciles desde el punto de vista logístico. El principal problema es que Fenghuang es una ciudad pequeña, y no tiene tren de alta velocidad ni aeropuerto (y en los cercanos no hay vuelos directos a Guilin). Así que cualquier viaje hacia el sur se puede hacer muy largo. Después de una intensa búsqueda en internet, averiguamos que hay tres posibles rutas para ir de Fenghuang a Guilin (mirar el esquema de mas abajo):

CHINA 14: Fenghuang

20 de septiembre de 2015 Aquella jornada dedicamos todo el día a explorar Fenghuang, uno de los pueblos mas encantadores de todo China. Sus casas tradicionales sobre pilones que bordean el río Tuo son uno de los mejores recuerdos que guardamos de nuestro periplo por el país. Aquel día nos despertamos pronto por el gran ruido que había en la calle. A primera hora de la mañana empezaban a llegar los primeros grupos de turistas chinos, lo que quiere decir conversaciones a alto volumen y guías con micro.
20 de septiembre de 2015
Aquella jornada dedicamos todo el día a explorar Fenghuang, uno de los pueblos mas encantadores de todo China. Sus casas tradicionales sobre pilones que bordean el río Tuo son uno de los mejores recuerdos que guardamos de nuestro periplo por el país.
Aquel día nos despertamos pronto por el gran ruido que había en la calle. A primera hora de la mañana empezaban a llegar los primeros grupos de turistas chinos, lo que quiere decir conversaciones a alto volumen y guías con micro. Como siempre, desayunamos algunas cosas dulces que habíamos ido comprando en diferentes supermercados de China, juntamente con café con leche instantáneo traído de casa, cosa que nos ahorró un buen dinero en el viaje. En un plis ya estábamos dispuestos de explorar Fenghuang. Como hemos mencionado antes, esta es una de las ciudades chinas con el centro histórico mejor conservado. Por todo él abundan fascinantes callejuelas donde ver los quehaceres cotidianos de los lugareños y mansiones medievales muy bien preservadas. Pero lo mejor de Fenghuang son las casas tradicionales sobre pilones características de las orillas del río Tuo. Aunque el gran desarrollo del turismo está propiciando la desaparición de estas casas, que están siendo substituidas por hoteles clónicos. Desde el punto de vista práctico, para visitar el casco histórico hay que comprar una entrada (nosotros ya lo habíamos hecho el día anterior) que vale 148 yuans (unos 20 €), ya que por todo el centro hay garitas donde te piden que la enseñes. Además, la entrada da derecho a entrar a algunas mansiones medievales (echamos en falta un mapa donde se indicara dónde están) y a un agradable paseo en barca por el río Tuo.

CHINA 13: parque nacional de Zhangjiajie III y llegada a Fenghuang

19 de septiembre de 2015 Aquellas iban a ser nuestras últimas horas en el parque nacional Zhangjiajie, que dedicamos a hacer un paseo por la Ten-mile Natural Gallery. Al mediodía cogimos el bus hacia Zhangjiajie city, donde cogimos otro que nos llevó a Fenghuang, donde llegamos a primera hora de la noche. Al levantarnos aquella jornada ya vimos que el tiempo no había mejorado respecto el día anterior. Llovía mucho y la visibilidad era bastante mala. Así que decidimos tomarnos el día con tranquilidad y desayunar sin prisas.
19 de septiembre de 2015
Aquellas iban a ser nuestras últimas horas en el parque nacional Zhangjiajie, que dedicamos a hacer un paseo por la Ten-mile Natural Gallery. Al mediodía cogimos el bus hacia Zhangjiajie city, donde cogimos otro que nos llevó a Fenghuang, donde llegamos a primera hora de la noche.
Al levantarnos aquella jornada ya vimos que el tiempo no había mejorado respecto el día anterior. Llovía mucho y la visibilidad era bastante mala. Así que decidimos tomarnos el día con tranquilidad y desayunar sin prisas. Hasta las 17:20 h no salía nuestro bus de Zhangjiajie city hacia Fenghuang, así que teníamos medio día para gastar. Si el tiempo hubiera sido bueno podríamos haber subido a la Tianzi mountain (caminando, porque el telecabina no funcionaba). Pero como no era el caso, nos contentamos en hacer una excursión por la Ten-mile Natural Gallery (1 hora ida y vuelta), una zona baja en la que esperábamos tener mejores vistas.

CHINA 12: parque nacional de Zhangjiajie II

18 de septiembre de 2015 Aquella jornada nos esperaba un largo día en el parque nacional de Zhangjiajie. Primero usamos el ascensor Bailong para ascender al sector de Yuanjiajie y admirar las vistas de sus miradores. Después cogimos un bus hacia Yuangjiajie, donde llegamos a Tiambo Mansion y al santuario de Wulang. Retrocedimos nuevamente a Yuanjiajie y descendimos caminando al Torrente Dorado, al final del cual cogimos otro bus para volver a Wulingyuan. Fue una jornada empañada por el mal tiempo, con mucha lluvia y muy mala visibilidad. Aquel día conseguimos madrugar y bajar pronto a desayunar. En el Tu Niu Hostel éste estaba incluido, y consistía en un vale para desayunar en una cafetería cercana. Allí había un buffet bastante variado, con arroz, fideos, sopas... pero también cosas dulces (galletas y bizcochos); también tenía una máquina que hacía un café con leche mas o menos bebible.
18 de septiembre de 2015
Aquella jornada nos esperaba un largo día en el parque nacional de Zhangjiajie. Primero usamos el ascensor Bailong para ascender al sector de Yuanjiajie y admirar las vistas de sus miradores. Después cogimos un bus hacia Yuangjiajie, donde llegamos a Tiambo Mansion y al santuario de Wulang. Retrocedimos nuevamente a Yuanjiajie y descendimos caminando al Torrente Dorado, al final del cual cogimos otro bus para volver a Wulingyuan. Fue una jornada empañada por el mal tiempo, con mucha lluvia y muy mala visibilidad.
Aquel día conseguimos madrugar y bajar pronto a desayunar. En el Tu Niu Hostel éste estaba incluido, y consistía en un vale para desayunar en una cafetería cercana. Allí había un buffet bastante variado, con arroz, fideos, sopas... pero también cosas dulces (galletas y bizcochos); también tenía una máquina que hacía un café con leche mas o menos bebible. El plan del día era llegar en bus hasta el ascensor Bailong y subir con él al sector de Yuanjiajie, uno de los mas famosos del parque. Después cogeríamos otro bus para ir a la zona de Yuangjiajie (no confundir con el nombre anterior), en el que caminaríamos de mas o de menos en función de la hora. Después teníamos que volver a Yuanjiajie y bajar a pie hacia el Torrente Dorado, para evitar pagar el ascensor Bailong de bajada, y llegar nuevamente a una parada de buses para volver a Wulingyuan. El día anterior en el hostel nos habían dado una alternativa que nos había hecho dudar, y es que parece que tienen otro establecimiento en pleno parque, en la zona de Laowuchang (a la que no habíamos ido ni iríamos por falta de tiempo). El plan era interesante: después de hacer Yuangjiajie, en vez de volver hacia casa, podríamos coger un bus hacia Laowuchang y dormir allí. Al día siguiente podríamos ir fácilmente a la montaña Tianzi, donde era difícil de llegar desde Wulingyuan al estar cerrado el telecabina. Pero al final decidimos mantener nuestros planes iniciales y volver a dormir a Wulingyuan.

CHINA 11: parque nacional de Zhangjiajie I

17 de septiembre de 2015 Aquella jornada dejamos Zhangjiajie city para ir a uno de los lugares con los paisajes mas espectaculares de China, el parque nacional de Zhangjiajie. Accedimos al parque por su entrada suroeste, a la que llegamos en bus desde Wulingyuan, nuestra base en la zona. El resto del día lo dedicamos a explorar el sector de Huangshi village y volvimos a casa caminando por la ruta del Torrente Dorado. Antes de iniciar el relato debemos aclarar algo sobre la toponimia de esta zona: hay tres lugares diferentes que se llaman Zhangjiajie. Primero, la gran ciudad en la que habíamos dormido la noche anterior provenientes de Xi’an, nos referimos a ella como Zhangjiajie city. Después está el parque nacional, la verdadera atracción de la zona, que también se llama Zhangjiajie.
17 de septiembre de 2015
Aquella jornada dejamos Zhangjiajie city para ir a uno de los lugares con los paisajes mas espectaculares de China, el parque nacional de Zhangjiajie. Accedimos al parque por su entrada suroeste, a la que llegamos en bus desde Wulingyuan, nuestra base en la zona. El resto del día lo dedicamos a explorar el sector de Huangshi village y volvimos a casa caminando por la ruta del Torrente Dorado.
Antes de iniciar el relato debemos aclarar algo sobre la toponimia de esta zona: hay tres lugares diferentes que se llaman Zhangjiajie. Primero, la gran ciudad en la que habíamos dormido la noche anterior provenientes de Xi’an, nos referimos a ella como Zhangjiajie city. Después está el parque nacional, la verdadera atracción de la zona, que también se llama Zhangjiajie. Y por último, existe un pequeño pueblo en una de las entradas del parque que también se llama así, nos referiremos a él con el nombre de Zhangjiajie village.
El parque nacional de Zhangjiajie es una de las bellezas naturales de China. Sus paisajes de afilados acantilados cubiertos de espesos bosques inspiraron los de la exitosa película Avatar. Es tan grande que se necesitan como mínimo 3 días para verlo bien. La entrada al parque es la mas cara que vimos en todo nuestro viaje a China, 251 yuans (casi 35 €), pero es válida durante 4 días. Con el precio está incluido los trayectos en bus internos, pero no los telecabinas y ascensores, que son muy caros y muchas veces inevitables si se quieren evitar un par de horas de ardua subida. El parque tiene tres puntos de entrada, pero los mas populares son los de Wulingyuan (hacia el este) y el del Zhangjiajie National Forest Park (en el suroeste), ya que albergan además hoteles y restaurantes. Para mas información práctica, es muy útil este post de China Highlights.

CHINA 10: Xi’an II, los Guerreros de Terracota

16 de septiembre de 2015 Ese día nos esperaba uno de los lugares “top” de China (y probablemente del mundo), los Guerreros de Terracota de Xi’an. Sus interesantes restos arqueológicos cumplieron nuestras expectativas, convirtiéndose en uno de nuestros recuerdos mas vivos de nuestro viaje por el país. Por la noche cogimos el vuelo que nos llevaría hacia Zhangjiajie, donde llegamos solo con tiempo de meternos en la cama y esperar un nuevo día. Aquella jornada era la última que íbamos a estar en Xi’an, a la noche nos marcharíamos hacia Zhangjiajie para disfrutar de sus paisajes. Pero antes, teníamos que visitar el lugar mas famoso de la ciudad, paso obligado en cualquier ruta por China, el Ejército de Guerreros de Terracota.
16 de septiembre de 2015
Ese día nos esperaba uno de los lugares “top” de China (y probablemente del mundo), los Guerreros de Terracota de Xi’an. Sus interesantes restos arqueológicos cumplieron nuestras expectativas, convirtiéndose en uno de nuestros recuerdos mas vivos de nuestro viaje por el país. Por la noche cogimos el vuelo que nos llevaría hacia Zhangjiajie, donde llegamos solo con tiempo de meternos en la cama y esperar un nuevo día.
Aquella jornada era la última que íbamos a estar en Xi’an, a la noche nos marcharíamos hacia Zhangjiajie para disfrutar de sus paisajes. Pero antes, teníamos que visitar el lugar mas famoso de la ciudad, paso obligado en cualquier ruta por China, el Ejército de Guerreros de Terracota. Visitar este yacimiento arqueológico por libre es bien sencillo, solo hay que coger unos buses con el cartel “Terracotta Warriors” (o nº 914) que salen del parking que hay al sureste de la estación de tren (la del centro, no la de alta velocidad). Circulan de las 8 a las 18 h, con una frecuencia de 4 minutos. Así que dejamos nuestro equipaje en la recepción del hotel y cogimos un tuk-tuk hacia allí (15 yuans). Para que el tuktukero no se equivocara de estación de tren, le dijimos que nos llevara a la “bus station”, que está al lado de la estación de tren correcta. Cuando llegamos al susodicho parking, nos dimos cuenta que era enorme y que nos costaría dar con nuestro bus. Pero cuando caminábamos hacia el este, una señora con uniforme nos apresuró a que subiéramos a un bus: ¡era el que buscábamos! Suponemos que todos los “blanquitos” que van por allí quieren coger el bus a los Guerreros de Xi’an. El bus solo nos costó 8 yuans (algo mas de 1 €). En realidad es un bus de línea, donde iban subiendo y bajando parroquianos y que tiene su final en el yacimiento. Debido al intenso tráfico de la mañana en Xi’an tardamos casi una hora y media (sin tráfico debe ser mas o menos 1 hora).