INDONESIA 6: Bromo

1 de agosto de 2014 Aquel día dedicamos la primera parte de la mañana a explorar el volcán de Bromo. Primero nos acercamos al mirador de Penanjakan y después ascendimos hasta el mismo cráter del volcán. Después hicimos un largo trayecto hasta el siguiente volcán del tour, el Ijen, que veríamos al día siguiente. La jornada anterior [link] habíamos llegado al Bromo a las 6 de la mañana de aquel mismo día tras un largo y accidentado viaje de 18 h desde Yogyakarta. A las 7:30 h nos pasaron a recoger por el hotel Sion View para ir al mirador y luego al volcán. Al principio no querían llevarnos al mirador, pero después de mucho discutir conseguimos que nos llevaran (después supimos que el resto de gente del tour no había subido). Antes tuvimos que pagar la entrada del Bromo, 217.000 rupias (unos 14 €) por persona.
1 de agosto de 2014
Aquel día dedicamos la primera parte de la mañana a explorar el volcán de Bromo. Primero nos acercamos al mirador de Penanjakan y después ascendimos hasta el mismo cráter del volcán. Después hicimos un largo trayecto hasta el siguiente volcán del tour, el Ijen, que veríamos al día siguiente.

INDONESIA 5: viaje de Yogyakarta a Bromo

31 de julio de 2014 Esta iba a ser una de las jornadas mas pesadas del viaje. Íbamos a iniciar el tour del Bromo y del Ijen, dedicando aquel día solo a recorrer los mas de 400 km que separan Yogyakarta del primer volcán. Lo que tenía que ser un viaje largo y tedioso se convirtió en una peligrosa aventura que por suerte acabó mas o menos bien. El día iba a empezar con lo que algunos calificarían como una locura, pero para nosotros tenía gran importancia. Días atrás habíamos perdido nuestra guía Lonely Planet en Ratu Boko (cerca de Prambanan) y habíamos alquilado una moto con conductor para ir a recuperarla. 31 de julio de 2014
Esta iba a ser una de las jornadas mas pesadas del viaje. Íbamos a iniciar el tour del Bromo y del Ijen, dedicando aquel día solo a recorrer los mas de 400 km que separan Yogyakarta del primer volcán. Lo que tenía que ser un viaje largo y tedioso se convirtió en una peligrosa aventura que por suerte acabó mas o menos bien.

Ver Indonesia 5: viaje Yogya a Bromo en un mapa más grande
El día iba a empezar con lo que algunos calificarían como una locura, pero para nosotros tenía gran importancia. Días atrás habíamos perdido nuestra guía Lonely Planet en Ratu Boko (cerca de Prambanan) y habíamos alquilado una moto con conductor para ir a recuperarla. Vendría a las 4:30 de la mañana para poder llegar allí antes de las 6, hora de apertura. Neus iba a ser la encargada de ir y tuvo que levantarse antes de las 4 para estar a punto. Los conductores indonesios son extremadamente puntuales! Su sorpresa fue que en vez de una moto fue un coche, mucho mas cómodo. Como era tan pronto no había nada de tráfico en Yogyakarta y llegó una hora antes de que se abriera Ratu Boko. Por suerte, ya había gente por allí y consiguió que la chica de recepción viniera antes. Habían guardado la guía con todos los papeles que teníamos dentro (que en si no tenían ninguna importancia). Una vez recuperada la guía volvió hacia el hotel en un momento y todavía le dio tiempo a estirarse un rato en la cama. ¡Que bien volverla a tener en nuestras manos! Las 150.000 rupias (10 €) que pagó al conductor nos parecieron muy bien invertidas.
Pero todavía no sabíamos que las aventuras no se habían acabado.... vamos por partes. A las 7 bajamos a desayunar, por suerte en el Aloha Hotel cada día variaban un poco el desayuno y así, si llevabas muchos días allí, no se hacía aburrido. Pagamos la habitación, nos despedimos de los propietarios (que nos habían ayudado tanto) y esperamos a que nos pasaran a recoger los del tour del Bromo, en teoría a las 8 h. Pero el tiempo fue pasando, y por allí no aparecía nadie. Después de esperar casi una hora les pedimos a los del hotel que llamaran a la oficina del tour para ver qué pasaba. Pero uno de los teléfonos que tenía impreso nuestro ticket no existía y el otro no contestaba. Buscamos el nombre de la agencia que aparecía en nuestro ticket por internet para ver si había algún error, pero no aparecía en ninguna parte, no existía! Empezamos a preocuparnos de verdad. Dependíamos de ese tour para continuar nuestro viaje hacia Java oriental y en última instancia Bali.
A las 9:30 decidimos que alguien fuera a la oficina del tour para ver qué pasaba, y nuevamente le tocó ir a Neus (es la que tiene mejor inglés de los dos). Los del hotel nos consiguieron una moto con conductor por 60.000 rupias y Neus se plantó en un plis en la oficina del tour. Allí se sorprendieron de verla y la informaron lacónicamente que el minibus que nos tenía que recoger iba con mucho retraso, pero que estaba en camino. Neus les enseñó el ticket para decirles que habíamos llamado sin tener respuesta, pero ellos se limitaron a decir que el comprobante era de la anterior empresa, y que hacía poco habían cambiado de nombre, de dirección y, por tanto, de teléfonos. Era indignante, parecía que para ahorrar papel habían seguido usando los comprobantes de la anterior empresa.
A Neus le dijeron que no hacía falta que volviera al hotel, que el minibus tenía que pasar igualmente por la oficina a recoger a mas gente. Sobre las 10:30 el minibús finalmente llegó al hotel y recogió a David y el equipaje. La oficina quedaba a la otra punta de la ciudad y a aquella hora cientos de indonesios se habían echado a la calle con sus vehículos para aprovechar otro día festivo. El centro de Yogyakarta se convirtió en una trampa de tráfico. Después de recoger a algunas personas y de pasarse una hora y media avanzando a duras penas, el minibús llegó a la oficina. Al final todo había ido bien, pero nuestro tour empezó a las 12 h, con 4 horas de retraso.
El minibús en el que haríamos el viaje

INDONESIA 4: templo de Borobudur y meseta de Dieng

30 de junio de 2014 Esta jornada visitaríamos otro de los templos mas importantes del país, Borobudur, donde vimos amanecer. Después fuimos a la meseta de Dieng, donde llegamos a las tantas por el gran colapso de tráfico que había a raíz de las festividades del fin del ramadán. El día anterior habíamos contratado a través de nuestro alojamiento un coche con conductor para esta jornada. Nos había costado 850.000 rupias, mas del doble de lo normal debido a las fiestas del fin del ramadán. El conductor llegó a las 5 de la mañana como acordamos con una puntualidad británica, era un señor de mediana edad que no hablaba absolutamente nada de inglés. Salimos de Yogyakarta de noche, sin apenas tráfico. Tenía una forma de conducir muy agresiva, haciendo luces y pintando a todo bicho viviente que pudiera perturbar su desenfrenada carrera. Después nos dijeron que esta era la forma normal de conducir de los javaneses... Llegamos a Borobudur antes de las 6, hora a la que abrían las taquillas. Allí los extranjeros pagamos 230.000 rupias por persona (mas de 15 €), en cambio los indonesios solo 30.000 (2 €). Al menos, en la taquilla para los extranjeros regalaban botellas de agua, café y té.
30 de junio de 2014
Esta jornada visitaríamos otro de los templos mas importantes del país, Borobudur, donde vimos amanecer. Después fuimos a la meseta de Dieng, donde llegamos a las tantas por el gran colapso de tráfico que había a raíz de las festividades del fin del ramadán.

INDONESIA 3: templos de Prambanan

29 de julio de 2014 Este fue uno de los días mas especiales de nuestra estancia en Java. Por fin visitaríamos los templos de Prambanan, uno de los mas importantes de todo el sudeste asiático. Y la verdad es que colmó nuestras altas expectativas. Como teníamos tiempo, visitamos los templos cercanos de Candi Sewu, Candi Plaosan y Ratu Boko. Antes de las visitas tuvimos que estar un par de horas contratando los tours de los días posteriores, pero la festividad del fin del ramadán lo complicaría todo. El jet-lag que arrastrábamos nos había impedido pasar una buena noche. Cuando sonó el despertador ya hacía rato que estábamos despiertos.
29 de julio de 2014
Este fue uno de los días mas especiales de nuestra estancia en Java. Por fin visitaríamos los templos de Prambanan, uno de los mas importantes de todo el sudeste asiático. Y la verdad es que colmó nuestras altas expectativas. Como teníamos tiempo, visitamos los templos cercanos de Candi Sewu, Candi Plaosan y Ratu Boko. Antes de las visitas tuvimos que estar un par de horas contratando los tours de los días posteriores, pero la festividad del fin del ramadán lo complicaría todo.

Ver Indonesia 3: Prambanan en un mapa más grande
El jet-lag que arrastrábamos nos había impedido pasar una buena noche. Cuando sonó el despertador ya hacía rato que estábamos despiertos. El desayuno del Aloha Hotel fue muy bueno: pedimos uno estilo indonesio a base de arroz frito y otro continental con tostadas y tortilla de tomate. Mientras comíamos el propietario nos dio una muy mala noticia: había estado haciendo llamadas y no encontró ninguna agencia para hacer el tour del Bromo e Ijen como nosotros pretendíamos al cabo de dos días. Ese tour era vital para nosotros, ya que aparte de ver los volcanes también nos transportaría a la siguiente isla de nuestra ruta, Bali. Él nos recomendó que nos fuéramos de Java y compráramos un vuelo a Bali (al ser budistas, no afectaba el fin del ramadán), como habían hecho varios huéspedes. Pero un cambio así nos descuadraría todos los planes: si íbamos a Bali como nos decía, después sería muy difícil volver a la zona de los volcanes. Además, en Bali ya teníamos reservado un coche y no sabíamos si iba a ser factible cambiar de fechas. Al menos el propietario nos dio una “buena” noticia: al día siguiente sí que podríamos hacer el tour de Borobudur y Dieng con coche con conductor; eso sí, nos valdría 850.000 rupias (57 €), mas del doble de lo normal.

INDONESIA 2: Yogyakarta

28 de julio de 2014 En nuestro primer día entero volamos bien pronto de Jakarta a Yogyakarta, la capital de Java central. Allí nos tomamos el día con tranquilidad paseando por la ciudad, aunque no pudimos visitar gran cosa al estar todo cerrado. Fue el primer día en que empezamos a sufrir las consecuencias de las fiestas del fin del ramadán que tanto nos condicionarían los días siguientes. Esa mañana teníamos que coger un vuelo a las 5:50 h de Jakarta a Yogyakarta de Air Asia, y por eso nos habíamos alojado en un hotel muy cerca del aeropuerto. El día anterior habíamos reservado a través de la recepción del hotel un taxi para que nos llevara allí a las 4 h y poder ir con tiempo. Pero el día empezó muy mal: nos quedamos dormidos y nos despertamos a las 4:45 h! Aaaaargh!
28 de julio de 2014
En nuestro primer día entero volamos bien pronto de Jakarta a Yogyakarta, la capital de Java central. Allí nos tomamos el día con tranquilidad paseando por la ciudad, aunque no pudimos visitar gran cosa al estar todo cerrado. Fue el primer día en que empezamos a sufrir las consecuencias de las fiestas del fin del ramadán que tanto nos condicionarían los días siguientes.

INDONESIA 1: llegada a Jakarta

26 y 27 de julio de 2014
El primer día de un viaje de este estilo significa muchas horas metidos en un avión. Llegamos Jakarta por la tarde, con solo tiempo de llegar a nuestro hotel, cenar algo y acostarnos pronto. Al día siguiente tomaríamos otro vuelo bien temprano hacia Yogyakarta.
Preparados con nuestras mochilas en el aeropuerto de Barcelona
Nuestro vuelo de Qatar Airways salió puntualmente al mediodía de Barcelona. Era de esos aviones que tienen pantallas multimedia para cada pasajero. No sabemos como soportaríamos un vuelo tan largo sin ellas! A nuestro lado estaba sentada una chica llamada Julia y su novio, que también iban a Indonesia vía Singapur. Nos sorprendió que no llevaran ninguna guía para su viaje, aunque decía que se habían documentado mucho con blogs. Se nota lo importantes que se han vuelto los blogs... Blogger power! La comida que nos dieron en el vuelo fue bastante aceptable, una especie de pollo en salsa de tomate acompañado de ensalada de mozzarella. Después de 6 horas bastante entretenidas llegamos al aeropuerto de Doha, donde teníamos una escala de 3 horas. Dimos una vuelta por las terminales, pero todo estaba bastante muerto al ser de noche. Nos sorprendió gratamente comprobar que había wifi gratis en el aeropuerto e incluso unos macs con internet también gratuitos. El siguiente vuelo (9 horas) iba a ser nuestra “noche” y la verdad es que en Qatar Airways se cuidan mucho que puedas dormir bien: mantas, almohadas, antifaces, tapones, calcetines... Afortunadamente conseguimos dormir unas horas. Las siguientes comidas que nos trajeron no las probamos apenas. ¿Eran un desayuno, un almuerzo, una cena...? Nuestro metabolismo empezaba a confundirse con tanto cambio de hábitos y horas. Parte de lo que nos trajeron lo guardamos para comerlo en otra ocasión.
Nuestra comida de Qatar Airways
Aeropuerto de Doha, con una curiosa escultura en forma de peluche