SRI LANKA 14: Aluvihara, Dambulla y Pidurangala

2 de enero de 2017 Aquella jornada empezó nuestro recorrido de tres días por las ciudades antiguas del centro del país. Empezamos con el fascinante templo de Aluvihara y las ruinas del Nalanda Gegide. Después visitamos Dambulla, unas espectaculares cuevas adornadas con frescos y esculturas budistas. Y acabamos el día ascendiendo al Pidurangala, una montaña con grandes vistas a Sigiriya, que visitaríamos al día siguiente. Esta jornada iba a empezar una etapa diferente del viaje. Íbamos a cambiar el transporte público por el coche con conductor, la mejor forma de descubrir las ciudades antiguas del centro del país. Después de ver la experiencia positiva de los chicos de Notas de mi libreta viajera decidimos contratar el mismo conductor, Sangeeth (de Sangeeth Lanka Travels).
2 de enero de 2017
Aquella jornada empezó nuestro recorrido de tres días por las ciudades antiguas del centro del país. Empezamos con el fascinante templo de Aluvihara y las ruinas del Nalanda Gegide. Después visitamos Dambulla, unas espectaculares cuevas adornadas con frescos y esculturas budistas. Y acabamos el día ascendiendo al Pidurangala, una montaña con grandes vistas a Sigiriya, que visitaríamos al día siguiente.
Esta jornada iba a empezar una etapa diferente del viaje. Íbamos a cambiar el transporte público por el coche con conductor, la mejor forma de descubrir las ciudades antiguas del centro del país. Después de ver la experiencia positiva de los chicos de Notas de mi libreta viajera decidimos contratar el mismo conductor, Sangeeth (de Sangeeth Lanka Travels). Semanas antes de viajar contactamos con él para explicarle la ruta que queríamos hacer y le pareció bien. Su tarifa nos pareció razonable, 50 USD por día incluyendo la gasolina y su manutención, así que quedamos con él este día. La cosa empezó a ir mal ya el día anterior a la cita, ya que nos informó que “el conductor” estaría en la guesthouse a la hora acordada, cosa que nos mosqueó, ya que las buenas referencias las teníamos de él y por eso le habíamos contratado. Pero le dimos un voto de confianza, quizás había enviado alguien que cumplía con el servicio igual de bien que él. Se llamaba Batia y llegó un poco antes de la hora a la guesthouse. A partir de ahí todo fue mal. No conocía nada de nuestra ruta, pese a que nosotros le habíamos enviado a Sangeeth un planning completo con los sitios que queríamos visitar y la dirección de los alojamientos que teníamos. Además, no sabía ir a los principales lugares turísticos y tenía que ir parando continuamente para preguntar a la gente el camino. Mas de una vez fuimos nosotros su guía usando el gps del móvil. Además aunque le dimos una copia del planning el primer día, en ningún momento se dignó a mirarse por su cuenta como ir a los sitios. Pensábamos que contratar un coche con conductor supondría despreocuparse un poco del viaje e ir mas relajado, pero nada mas lejos de la realidad. Además, a mitad del viaje quisimos ir a un sitio que no aparecía en el planning, mas lejano, y él se negó de malas formas; tuvimos que decirle que llamara el Sangeeth para preguntarle, el cual obviamente nos dio la razón. Y por último, la actitud del mismo Sangeeth no nos pareció honesta, ya que nos tenía que haber avisado que él no estaba disponible ese día y que enviaría a alguien diferente. Dicho sea de paso, si envías a alguien a hacer tu trabajo, asegúrate que sea un buen profesional y no el primero que pase. A la vuelta del viaje le enviamos un mail para protestar y no se dignó a contestarnos. Fue después de enviar un segundo mail amenazando con malas críticas en las redes sociales que nos contestó, llenando un mail con excusas absurdas. En fin, en base a nuestra mala experiencia no podemos recomendar de ninguna forma los servicios de Sangeeth, por eso no ponemos links ni su mail de contacto.

SRI LANKA 13: Kandy II (Jardín Botánico de Peradeniya)

1 de enero de 2017 Aquella fue una jornada entera para explorar la ciudad de Kandy. Habiendo ido el día anterior al Templo del Diente de Buda, la visita fuerte sería la del Jardín Botánico de Peradeniya, todo un festival de frondosos jardines diseñados con una belleza exquisita. Después regresamos al centro de Kandy para pasear tranquilamente por sus calles y sus mercados, y sobre todo por su bonito lago. La noche anterior habíamos celebrado el fin de año en Kandy, y aunque no nos habíamos acostado muy tarde nos costó levantarnos. La propietaria de la guesthouse encendió con nosotros unas velas en honor al nuevo año, parece ser que era una tradición.
1 de enero de 2017
Aquella fue una jornada entera para explorar la ciudad de Kandy. Habiendo ido el día anterior al Templo del Diente de Buda, la visita fuerte sería la del Jardín Botánico de Peradeniya, todo un festival de frondosos jardines diseñados con una belleza exquisita. Después regresamos al centro de Kandy para pasear tranquilamente por sus calles y sus mercados, y sobre todo por su bonito lago.
La noche anterior habíamos celebrado el fin de año en Kandy, y aunque no nos habíamos acostado muy tarde nos costó levantarnos. La propietaria de la guesthouse encendió con nosotros unas velas en honor al nuevo año, parece ser que era una tradición. El desayuno también era especial, y estaba compuesto por arroz con leche, unas pastas hindús, tortillas, tostadas… No hay nada como un buen desayuno para empezar bien el día. Al decirle que íbamos al Jardín Botánico la señora también nos explicó la forma de llegar en bus, el medio de transporte mas económico en Sri Lanka. Teníamos que coger dos buses, uno al centro de Kandy y otro a Peradeniya.

SRI LANKA 12: Hatton, tren a Kandy y Kandy I (Templo del Diente de Buda)

31 de diciembre de 2016 Aquella jornada empezamos haciendo tiempo dando una vuelta por Hatton, una animada ciudad llena de comercios y de vida. Al mediodía cogimos el tren hasta Kandy, un trayecto lleno de bonitos paisajes. A la tarde llegamos a Kandy, donde nos dio tiempo a visitar su lugar mas importarte, el Templo del Diente de Buda. A la noche tuvimos una nochevieja diferente a la que estamos acostumbrados, cenando en un restaurante ambientado en el far west y despidiendo desde allí el año 2016. Aquel día nos levantamos de la cama sin prisa, hasta las 13:20 no salía nuestro tren a Kandy. Nuestro plan era dar un paseo por los mercados de Hatton para hacer tiempo. Pero aquella mañana nos tenía preparada una gran sorpresa.
31 de diciembre de 2016
Aquella jornada empezamos haciendo tiempo dando una vuelta por Hatton, una animada ciudad llena de comercios y de vida. Al mediodía cogimos el tren hasta Kandy, un trayecto lleno de bonitos paisajes. A la tarde llegamos a Kandy, donde nos dio tiempo a visitar su lugar mas importarte, el Templo del Diente de Buda. A la noche tuvimos una nochevieja diferente a la que estamos acostumbrados, cenando en un restaurante ambientado en el far west y despidiendo desde allí el año 2016.
Aquel día nos levantamos de la cama sin prisa, hasta las 13:20 no salía nuestro tren a Kandy. Nuestro plan era dar un paseo por los mercados de Hatton para hacer tiempo. Pero aquella mañana nos tenía preparada una gran sorpresa. Al mirar por la ventana de nuestra habitación pudimos contemplar un espectáculo genuinamente ceilandés: a escasos metros de la guesthouse había una plantación de té donde en ese momento estaban trabajando un grupo de “tea pluckers”, las mujeres tamiles que recolectan las hojas de té. Pese a las grandes plantaciones de té que hay en la región, tampoco es muy usual ver in situ la labor de estas mujeres. De hecho, nosotros ya las habíamos visto en Nuwara Eliya. La diferencia es que en esta ocasión las mujeres no se fijaron en nosotros, y es que cuando ven turistas siempre intentan posar para que les des dinero. Pudimos así oír sus alegres conversaciones, ver su incansable trabajo, contemplar la minuciosidad de sus manos al coger las mejores hojas… Fue un verdadero regalo.

SRI LANKA 11: ascensión al Pico de Adán (Adam’s Peak)

30 de diciembre de 2016 Aquel día fue uno de los mas agotadores de todo nuestro viaje. De madrugada empezamos la subida al Pico de Adán, una montaña sagrada para muchas religiones. Tras superar miles de escalones, llegamos al templo de la cima para poder contemplar el amanecer del nuevo día. Tras bajar la montaña, nos dirigimos a la ciudad de Hatton, donde descansamos del gran esfuerzo y curioseamos por sus mercados. El Pico de Adán (Adam’s Peak o Sri Pada) es un lugar santo que atrae a millares de peregrinos de muchas confesiones religiosas. Y es que en la cima hay una roca con una misteriosa huella que cada religión interpreta de una forma: para los budistas es la huella de Buda, para los hinduistas es la de Shiva y para cristianos y musulmanes es la de Adán
30 de diciembre de 2016
Aquel día fue uno de los mas agotadores de todo nuestro viaje. De madrugada empezamos la subida al Pico de Adán, una montaña sagrada para muchas religiones. Tras superar miles de escalones, llegamos al templo de la cima para poder contemplar el amanecer del nuevo día. Tras bajar la montaña, nos dirigimos a la ciudad de Hatton, donde descansamos del gran esfuerzo y curioseamos por sus mercados.
El Pico de Adán (Adam’s Peak o Sri Pada) es un lugar santo que atrae a millares de peregrinos de muchas confesiones religiosas. Y es que en la cima hay una roca con una misteriosa huella que cada religión interpreta de una forma: para los budistas es la huella de Buda, para los hinduistas es la de Shiva y para cristianos y musulmanes es la de Adán (su primer paso en la tierra tras ser expulsado del paraíso). Aunque los peregrinos acuden todo el año, la época mas concurrida es la que va de diciembre a mayo, y sobre todo los días de luna llena (hemos leído que hay tanta gente que la ascensión se hace lentísima). Casi toda la gente inicia la subida de los mas de 5000 escalones de madrugada, sobre las 2 h, para tener tiempo de llegar a ver el amanecer y no subir con todo el calor del día. El tiempo de la caminata es obviamente variable dependiendo de la forma física, pero ya podemos avanzar que ésta es agotadora. Nosotros tardamos algo mas de 3 h de subida y 2 h y media de bajada.

SRI LANKA 10: excursión en las Llanuras de Horton

29 de diciembre de 2016 Aquel día iríamos al Parque Nacional de las Llanuras de Horton para hacer una excursión de medio día. El día fue desapacible y lluvioso, pero justo se aclaró para poder ver los espectaculares paisajes de los acantilados del Fin del Mundo. Al mediodía volvimos a Nuwara Eliya para coger el bus hacia Dalhousie, la base para subir al Pico de Adán, al que iríamos al día siguiente. Fueron en realidad tres viajes de bus, ya que tuvimos que hacer transbordo en Hatton y en Maskeliya, con lo que llegamos a nuestro destino bien avanzada la tarde. Este día el despertador sonó muy temprano, ya que a las 5:30 de la mañana pasaba a recogernos el taxi que nos tenía que llevar a las Llanuras de Horton. El transporte lo habíamos contratado desde la misma guesthouse de Nuwara Eliya, y nos costó 4000 rupias en total
29 de diciembre de 2016
Aquel día iríamos al Parque Nacional de las Llanuras de Horton para hacer una excursión de medio día. El día fue desapacible y lluvioso, pero justo se aclaró para poder ver los espectaculares paisajes de los acantilados del Fin del Mundo. Al mediodía volvimos a Nuwara Eliya para coger el bus hacia Dalhousie, la base para subir al Pico de Adán, al que iríamos al día siguiente. Fueron en realidad tres viajes de bus, ya que tuvimos que hacer transbordo en Hatton y en Maskeliya, con lo que llegamos a nuestro destino bien avanzada la tarde.
Este día el despertador sonó muy temprano, ya que a las 5:30 de la mañana pasaba a recogernos el taxi que nos tenía que llevar a las Llanuras de Horton. El transporte lo habíamos contratado desde la misma guesthouse de Nuwara Eliya, y nos costó 4000 rupias en total (unos 24 €). En tuktuk nos habría salido mas barato, pero después agradecimos la comodidad del taxi a la hora de dormir un poco, tanto a la ida como a la vuelta. Enseguida hicimos las mochilas, las dejamos en la guesthouse y nos pusimos en marcha. El Parque Nacional de las Llanuras de Horton (Horton’s Plains) es uno de los lugares protegidos mas importantes de las montañas del interior de Sri Lanka. En realidad es una meseta situada a gran altitud (mas de 2000 m), y su aislamiento hace que albergue una flora y fauna únicas. También tiene los últimos reductos de bosque nuboso que aún quedan en el país. Y desde el punto de vista práctico, tiene una buena red de caminos que permiten hacer excursiones sin necesidad de guías, lo que lo hace un gran destino para los excursionistas.

SRI LANKA 9: viaje en tren a Nanu Oya y Nuwara Eliya

28 de diciembre de 2016 Esta jornada íbamos a abandonar nuestra base de Ella para emprender uno de los viajes en tren mas gratificantes de Sri Lanka, el tramo entre Ella y Nanu Oya, toda una atracción turística en si misma. Al mediodía llegamos a Nuwara Eliya, una bonita ciudad con muchos ejemplos de su pasado colonial británico. Además tuvimos tiempo para visitar una de las muchas fábricas de té de la región, la de Mackwood's, donde pudimos ver el proceso de fabricación de esta famosa infusión y también la labor de las “tea-pluckers”, las mujeres tamiles que recolectan las preciadas hojas de té. Ese día tuvimos que desayunar antes de la hora, ya que a las 8:20 h salía nuestro tren. Comimos rápido, hicimos las mochilas y fuimos en tuk-tuk (100 rupias) a la estación de tren de Ella. En nuestro primer día en Ella habíamos comprado los billetes ya que había mucha demanda, y solo habíamos encontrado disponibilidad para esa hora y en segunda clase.
28 de diciembre de 2016
Esta jornada íbamos a abandonar nuestra base de Ella para emprender uno de los viajes en tren mas gratificantes de Sri Lanka, el tramo entre Ella y Nanu Oya, toda una atracción turística en si misma. Al mediodía llegamos a Nuwara Eliya, una bonita ciudad con muchos ejemplos de su pasado colonial británico. Además tuvimos tiempo para visitar una de las muchas fábricas de té de la región, la de Mackwood's, donde pudimos ver el proceso de fabricación de esta famosa infusión y también la labor de las “tea-pluckers”, las mujeres tamiles que recolectan las preciadas hojas de té.
Ese día tuvimos que desayunar antes de la hora, ya que a las 8:20 h salía nuestro tren. Comimos rápido, hicimos las mochilas y fuimos en tuk-tuk (100 rupias) a la estación de tren de Ella. En nuestro primer día en Ella habíamos comprado los billetes ya que había mucha demanda, y solo habíamos encontrado disponibilidad para esa hora y en segunda clase. Al menos sabíamos que teníamos nuestro asiento asignado, que tal y como van de masificados los transportes en Sri Lanka ya es mucho. Había mucha cola de gente esperando a que abrieran las taquillas, momento en que venden billetes de segunda y tercera clase sin reserva, o sea, sin tener garantizado un asiento. Allí nos encontramos al viajero sueco que habíamos conocido en otro viaje de tren, el de Colombo a Galle. Había llegado hacía un día a Ella, pero cuando vio el tiempo lluvioso de la región decidió volver al sur, a las playas, así que le aconsejamos la zona de Tangalle.