ARGENTINA 6: península Valdés

2 de enero de 2015 Dedicamos todo el día a descubrir la rica fauna de la península Valdés en coche de alquiler. Visitamos la lobera de Puerto Pirámides, la pingüinera de Caleta Valdés y Punta Cantor con sus elefantes marinos. La experiencia fue un poco decepcionante, los animales estaban muy lejos y costaban de ver. Por la noche cogimos el bus nocturno de Trelew a Bariloche, la siguiente etapa del viaje. Aquella mañana nos forzamos a madrugar, teníamos un día muy largo por delante. Nos pusimos en marcha después del espartano desayuno del hotel y en una hora y media llegamos a las puertas del Parque Nacional península Valdés. Allí nos hicieron pagar 180 pesos por persona (unos 16 €) mas 12 pesos por el coche. Hicimos una breve parada en el Centro de Visitantes, con interesante información sobre la fauna, flora y vegetación. Había una torre de observación en la que pudimos empezar a hacernos una idea del paisaje general de la península Valdés, casi enteramente recubierta de una estepa semiárida.
2 de enero de 2015
Dedicamos todo el día a descubrir la rica fauna de la península Valdés en coche de alquiler. Visitamos la lobera de Puerto Pirámides, la pingüinera de Caleta Valdés y Punta Cantor con sus elefantes marinos. La experiencia fue un poco decepcionante, los animales estaban muy lejos y costaban de ver. Por la noche cogimos el bus nocturno de Trelew a Bariloche, la siguiente etapa del viaje.
Aquella mañana nos forzamos a madrugar, teníamos un día muy largo por delante. Nos pusimos en marcha después del espartano desayuno del hotel y en una hora y media llegamos a las puertas del Parque Nacional península Valdés. Allí nos hicieron pagar 180 pesos por persona (unos 16 €) mas 12 pesos por el coche. Hicimos una breve parada en el Centro de Visitantes, con interesante información sobre la fauna, flora y vegetación. Había una torre de observación en la que pudimos empezar a hacernos una idea del paisaje general de la península Valdés, casi enteramente recubierta de una estepa semiárida.

ARGENTINA 5: Cerro Martial y Punta Tombo

1 de enero de 2015 Nuestros últimos momentos en Tierra del Fuego los dedicamos al Cerro Martial, con bonitas vistas de Ushuaia y del Canal de Beagle. A media mañana cogimos un avión que nos llevó a Trelew, donde recogimos nuestro coche de alquiler. Con él fuimos por la tarde a Punta Tombo, donde pudimos ver (y casi tocar) una gran cantidad de pingüinos, sin duda uno de los momentos mas inolvidables de nuestro viaje por la Patagonia. Aquella mañana nos costó probar bocado pese a las deliciosas facturas que había en el desayuno. Nos daba la sensación que todavía estábamos digiriendo la cena de fin de año del día anterior. A la hora de hacer el check-out pedimos que llamaran a un taxi para llevarnos a Cerro Martial, para hacer tiempo antes que salía nuestro avión (13:15 h) y contemplar sus famosas vistas del Canal de Beagle.
1 de enero de 2015
Nuestros últimos momentos en Tierra del Fuego los dedicamos al Cerro Martial, con bonitas vistas de Ushuaia y del Canal de Beagle. A media mañana cogimos un avión que nos llevó a Trelew, donde recogimos nuestro coche de alquiler. Con él fuimos por la tarde a Punta Tombo, donde pudimos ver (y casi tocar) una gran cantidad de pingüinos, sin duda uno de los momentos mas inolvidables de nuestro viaje por la Patagonia.
Aquella mañana nos costó probar bocado pese a las deliciosas facturas que había en el desayuno. Nos daba la sensación que todavía estábamos digiriendo la cena de fin de año del día anterior. A la hora de hacer el check-out pedimos que llamaran a un taxi para llevarnos a Cerro Martial, para hacer tiempo antes que salía nuestro avión (13:15 h) y contemplar sus famosas vistas del Canal de Beagle. Pese a ser año nuevo, los del hotel nos pudieron conseguir un taxi para que nos llevara allí y después al aeropuerto. La mala noticia era que el telesilla que lleva hasta el glaciar Martial, el lugar desde donde hay las mejores vistas, no funcionaba desde hacía meses. Nos daba igual, al menos caminaríamos un rato por allí.

ARGENTINA 4: Parque Nacional Tierra del Fuego

31 de diciembre de 2014 Aquella jornada la dedicaríamos por completo a hacer una excursión por el Parque Nacional Tierra del Fuego, un lugar con unos paisajes tan fantásticos que justifican llegar hasta el sur de la Patagonia. Por la noche pasamos un fin de año atípico en la ciudad mas meridional del mundo, Ushuaia. Dormir en una buena cama y unas buenas horas nos sentó de maravilla. Después de dormir en aviones y en una habitación cutre lo necesitábamos realmente. El desayuno del Hotel Austral estaba compuesto de lo que se conoce en Argentina como facturas, un surtido de todo tipo de dulces y tartas, parte fundamental de la primera comida de la mañana (no suele tener alimentos salados). Las reinas de las facturas son las medialunas, muy similares a los croissants, con un sabor muy intenso a mantequilla. Las medialunas son muy fáciles de encontrar por todo el país, y son una forma deliciosa y barata de desayunar.
31 de diciembre de 2014
Aquella jornada la dedicaríamos por completo a hacer una excursión por el Parque Nacional de Tierra del Fuego, un lugar con unos paisajes tan fantásticos que justifican llegar hasta el sur de la Patagonia. Por la noche pasamos un fin de año atípico en la ciudad mas meridional del mundo, Ushuaia.
Dormir en una buena cama y unas buenas horas nos sentó de maravilla. Después de dormir en aviones y en una habitación cutre lo necesitábamos realmente. El desayuno del Hotel Austral estaba compuesto de lo que se conoce en Argentina como facturas, un surtido de todo tipo de dulces y tartas, parte fundamental de la primera comida de la mañana (no suele tener alimentos salados). Las reinas de las facturas son las medialunas, muy similares a los croissants, con un sabor muy intenso a mantequilla. Las medialunas son muy fáciles de encontrar por todo el país, y son una forma deliciosa y barata de desayunar.

ARGENTINA 3: Ushuaia y el Canal de Beagle

30 de diciembre de 2014 Fue una larga jornada que empezó tomando de madrugada un vuelo de Buenos Aires a Ushuaia. Por la mañana estuvimos paseando por la ciudad, donde visitamos su famoso Museo del Presidio. Por la tarde hicimos la típica excursión en barco por el Canal de Beagle, aunque el mal tiempo no nos dejó disfrutarla plenamente. A las 2 de la mañana nos sonó el despertador, no habíamos dormido mucho ni bien, pero al menos descansamos algo. Tal y como habíamos acordado, el taxi pasó a buscarnos a las 2:30 h por el Hotel Victoria de Palermo en Buenos Aires.
30 de diciembre de 2014
Fue una larga jornada que empezó tomando de madrugada un vuelo de Buenos Aires a Ushuaia. Por la mañana estuvimos paseando por la ciudad, donde visitamos su famoso Museo del Presidio. Por la tarde hicimos la típica excursión en barco por el Canal de Beagle, aunque el mal tiempo no nos dejó disfrutarla plenamente.
A las 2 de la mañana nos sonó el despertador, no habíamos dormido mucho ni bien, pero al menos descansamos algo. Tal y como habíamos acordado, el taxi pasó a buscarnos a las 2:30 h por el Hotel Victoria de Palermo en Buenos Aires. A aquellas horas no había nadie por la carretera y llegamos en media hora al aeropuerto de Aeroparque, desde donde salen los vuelos internos (allí llamados vuelos de cabotaje). La carrera nos costó 97 pesos (unos 9 €). La terminal de Aeroparque estaba llena de gente estirada procurando dormir, seguramente era gente que iba en nuestro vuelo, el primero del día (¿a quien se le ocurre poner un vuelo a las 4:45?). Nuestro vuelo de LAN salió a la hora y a bordo nos dieron un desayuno nada mas despegar. Así pudimos pasar el resto de las 4 horas de trayecto echando una cabezada.

ARGENTINA 2: Buenos Aires I

29 de diciembre 2014 Llegamos a Argentina al mediodía, y dedicamos el resto del día a explorar la zona norte de Buenos Aires, básicamente el barrio burgués de La Recoleta y el animado Palermo. Después de un largo vuelo desde Miami, aterrizamos en el aeropuerto de Ezeiza de Buenos Aires a las 12 del mediodía. Una vez pasados los trámites de inmigración, lo primero que teníamos que hacer es conseguir pesos argentinos. Nuestra intención era cambiarlos por los euros que traíamos, pero no iba a ser nada fácil. Solo había una oficina de cambio en todo el aeropuerto, la del Banco de la Nación (tenían el euro a 10,78 pesos).
29 de diciembre 2014
Después de hacer escala en Miami, llegamos a Argentina hacia el mediodía. Dedicamos el resto del día a explorar la zona norte de Buenos Aires, básicamente el barrio burgués de La Recoleta y el animado Palermo.
Después de un largo vuelo desde Miami, aterrizamos en el aeropuerto de Ezeiza de Buenos Aires a las 12 del mediodía. Una vez pasados los trámites de inmigración, lo primero que teníamos que hacer es conseguir pesos argentinos. Nuestra intención era cambiarlos por los euros que traíamos, pero no iba a ser nada fácil. Solo había una oficina de cambio en todo el aeropuerto, la del Banco de la Nación (tenían el euro a 10,78 pesos). Allí encontramos una larga cola que, según iba pasando el tiempo, apenas avanzaba así que pasamos al plan B: sacar pesos de un cajero automático. Pero tampoco iba a ser tarea sencilla. Aunque había varios repartidos por el aeropuerto, todos ellos pertenecían a la red argentina Link, y no había ninguno que aceptara Visa. Tras probar en varios cajeros y con varias tarjetas, logramos sacar 500 pesos (45 €) con una MasterCard, pero a cambio de una comisión brutal (50,36 pesos, al cambio 4,50 €). Como con ese dinero no llegaríamos muy lejos seguimos probando. Al final encontramos un cajero de HSBC en el que pudimos sacar otros 500 pesos con la Visa y sin comisión. Pensamos que con lo que habíamos sacado ya tendríamos suficiente y que podríamos cambiar euros en el centro de Buenos Aires.

ARGENTINA 1: Escala en Miami (EEUU)

28 de diciembre de 2014 El primer día de viaje significó, como es natural, largas horas sentados en un avión. En medio teníamos una escala de 7 horas en Miami (EEUU), durante la cual nos acercamos a dar una vuelta por Miami Beach. Nuestro vuelo de American Airlines rumbo a Buenos Aires salía del aeropuerto de Barcelona por la mañana. Teníamos por delante unas 10 horas hasta Miami, donde haríamos una escala de mas de 7 horas y luego otro vuelo de 9 horas hasta llegar a nuestro destino final.
28 de diciembre de 2014
El primer día de viaje significó, como es natural, largas horas sentados en un avión. En medio teníamos una escala de 7 horas en Miami (EEUU), durante la cual nos acercamos a dar una vuelta por Miami Beach.
Nuestro vuelo de American Airlines rumbo a Buenos Aires salía del aeropuerto de Barcelona por la mañana. Teníamos por delante unas 10 horas hasta Miami, donde haríamos una escala de mas de 7 horas y luego otro vuelo de 9 horas hasta llegar a nuestro destino final. ¡No queríamos pensar en tantas horas! El primer vuelo, el que nos llevaría a Miami, salió con una hora de retraso. Nos sorprendió el tipo de avión que nos tocó, un modelo pequeño y viejo, con 7 asientos por fila que respiraban unos aires de los años ochenta. Obviamente no había las típicas pantallas multimedia que tanto ayudan a sobrellevar estos viajes tan largos. Solo unas teles grandes esparcidas aquí y allá donde emitieron un par de películas (una en castellano y otra en inglés) en todo el trayecto. Al menos, daban mucha comida durante el vuelo y era bastante buena.